• Ama Peraza

Guía para trabajar desde casa




Les he preparado una guía para que trabajar en casa no se vuelva un dolor de cabeza

Lo primero es estar claros de los desafíos a los que nos vamos a enfrentar:


1. Tener un lugar propio para trabajar

De modo general no todos tienen en casa una oficina o un lugar propio de trabajo, aún más cuando el home office pasa a ser adoptado de un día para otro – como es el caso de muchos profesionales actualmente.

No obstante, ¡con algunas adaptaciones es posible enfrentar esta situación!


2. Distracciones de las más diversas

Es un hecho que en casa existen muchas distracciones: familia,la ropa sin lavar, los posibles ruidos, televisión y hasta limpiar nuestro hogar – ¡siendo honestos! Lo duro es,¿cómo concentrarse y enfocarse en el trabajo en medio del caos?

Ya sea para las interacciones sociales o para las demás distracciones, es necesario imponerlímites. Puedes acordar contigo mism@ para terminar de una vez la tarea más aburrida y, después, tomar un descanso corto– o algún otro tipo de recompensa que no tome mucho tiempo.


3. Alimentación

La falta de rutina puede causar unfalta grande de hábitos saludables– aún más para quien acaba de aterrizar en el mundo del homeoffice. Al inicio, es tentador usar el tiempo extra que hablamos anteriormente para dormir, quedarse en el sofá o comer comida chatarra.

No obstante, no caigas en la tentación: para continuar entregando resultados satisfactorios, es necesario estar con buen descanso y buena alimentación. Es un poco obvio pero cabe recordar: todos necesitamos de combustible para vivir y rendir, ¿verdad?


4. Comunicación vs. soledad y malentendidos

Para algunos de nosotros, trabajar de forma aislada, lejos de otras personas y de la comunicación cara a cara puede ser un desafío. Somos seres sociales, unos más que otros. Y estarlejos físicamente de los colegas y depender de correos para comunicarse puede ser de hecho un gran problema.

Aprovecha estas herramientas tecnológicas para conversar de una forma más casual con tus colegas y dejar más rápidas las tomas de decisiones, es posible que en el futuro esto facilite también la rutina de comunicación física. Con un poco depaciencia y adaptación, creemos que es posible salir de ese desafío.


5. ¡Trabajar en exceso no es la solución!

Por último y, tal vez, más importante, recuerda: no es porque ahora tu casa y tu oficina son el mismo lugar que debes trabajar más horas solo porque puedes.Así como distraerse mucho puede ser malo, no tener espacio de descanso puede serlo también, ¡y en la misma medida!




La guía

Ya sea que trabajemos en oficinas virtuales o con un espacio en nuestra casa, la clave esencial de este formato de trabajo es el diseño de un horario que realmente cumplas, asi que por eso te dejo los pasos para que lo crees:


1 Establece horas de trabajo. Por mucho que pienses que puedes mezclar las responsabilidades domésticas con las del trabajo no es eficiente a la larga. Decide qué horas te concentrarás únicamente a tu trabajo profesional.


2 Trabaja con los ritmos de tu cuerpo. Una de las cosas buenas de trabajar en casa es que no tiene que ser de 9 a 5. Si eres más productivo temprano en la mañana empieza temprano y deja de trabajar a media tarde. Si te duermes tarde, empieza a la hora del almuerzo pero trabaja hasta el anochecer.


3 Aléjate de todo. Si es posible hacer tu trabajo en una habitación donde puedas cerrar la puerta y no ser molestado, hazlo. Ten un escritorio dedicado sólo para tu trabajo así las otras tareas no están a la vista.


4 Hazle saber a tu familia que no puede molestarte. Especialmente si tienes niños puede ser tentador para ellos correr a tu oficina para hacerte preguntas o hacerte algún pedido. Coloca barreras alrededor de tu tiempo y espacio de trabajo.





5 Prioriza tus tareas. Haz una lista de lo que deseas terminar durante el día con las tareas más importante al principio de la lista.


6 Toma descansos. Si has tenido un largo período de trabajo y has logrado algo toma un descanso para hacer café o para dar un paseo rápido fuera, pero siempre establece un límite de tiempo como 10 o 15 minutos y luego regresa a trabajar.


7 No comas en tu escritorio. Toma tiempos de comida regularmente, especialmente un descanso para almorzar en el medio de tu día de trabajo.





Claves para hacer útil el trabajo desde casa

  • Teletrabajar no significa cumplir con tus tareas en pijama y desde la cama. Aunque se esté en casa, hay que tener una actitud profesional.

  • Es esencial tener una rutina diaria que incluya arreglarse como si se fuera a acudir a la oficina.

  • Trata de no mezclar tareas personales con laborales.

  • Se deben planificar con anterioridad las tareas o los descansos.

  • Para mantener la relación con el resto del equipo, el teléfono es más personal que el correo. Sin embargo, no está de más acudir a las nuevas tecnologías y hacer uso de herramientas como el Skype o Zoom


Date el permiso fluir…